¿Has probado a hacer el #ZeroWasteChallenge?

Salimos a hacer la compra sin utilizar plásticos con la cesta de la compra convencional evitando así utilizar el plástico
GroupCreated with Sketch.

Jorge Miralles

Redactor multimedia

Tiempo de lectura: 2’

Mientras estás leyendo estas líneas, toneladas y toneladas de plástico están acabando en vertederos con una huella medioambiental que tardará en borrarse muchos años. Muchos de esos residuos se generan en tareas tan habituales como llenar la cesta de la compra, y es por ello que hemos intentado llenar la nuestra sin utilizar plástico alguno. Algo que por otro lado era la norma y lo habitual en el pasado si preguntamos a nuestros padres o madres, y que con la 'democratización' de los envases de este material cambió por completo el paradigma.

En primer lugar cogemos una cesta de mimbre tal como hacían generaciones pasadas en vez de las tradicionales bolsas. Esto es debido a que la capacidad que disponen es bastante alta y con ello se evita disponer de varias bolsas aunque no sean de plástico. También incorporamos un recipiente de cristal para los productos cárnicos y papel de cocina para envolver los alimentos que lo requieran.

ctv-cxm-shutterstock 1246012054

Una vez con todo salimos a la calle y nos dirigimos al mercado central. En primer lugar nos dirigimos a la carnicería, en donde el material que utilizan para envolver los alimentos contiene una protección en forma de fina lámina de plástico, por lo que optamos por utilizar nuestra fiambrera. Fuera de cámara nos comenta el carnicero que cada vez más gente opta por traerse de casa el “tupper” y que pese a que no es la norma, es cada vez más habitual. Cabe decir que antaño el envoltorio que se utilizaba para estos alimentos solía ser de papel, pero al no ser totalmente impermeable lo normal ahora es no encontrar esta opción.

Para la fruta y verdura lo tenemos más fácil. El frutero nos enseña las opciones que tiene para envolver los alimentos que así lo requieren: bolsas de papel. Con ellas sustituye al plástico y nos sirve sin problema el género que le pedimos. Plátanos, naranjas, cebollas y patatas. También cabe decir que muchos de estos alimentos ya tienen su propia piel y no tenemos siquiera que utilizar papel. No obstante en un vistazo el plástico hace presencia todavía en la lechuga iceberg, en las mallas de las naranjas o en los envases de las uvas entre otros.

ctv-jle-shutterstock 432180481

Compramos también unas olivas. En este caso hacemos uso del bote de cristal que habíamos traído de casa en tanto la opción que nos podrían suministrar es de usar y tirar. El proceso fue algo más largo al tener que tarar nuestro envase. La dependienta nos indica que es algo cada vez más habitual, pero las complicaciones que tuvimos hasta poder pesar todo correctamente muestra un camino distinto, la supuesta comodidad del recipiente de plástico aún está persistente en el consumidor. Como nota también hay que añadir que todos los alimentos expuestos estaban en grandes tarros de plástico, otra vez más presente de manera pasiva en la cesta.

Al comprar queso la compra se dificulta un poco. Tenemos que volver a hacer uso de nuestro papel traído de casa para evitar las láminas de plástico. Algo que con la barra de pan no sucede al ponerla en una bolsa de papel que nos ofrece.

Si quieres ver el vídeo del recorrido que hace nuestro compañero Jorge Miralles por el mercado, pincha el siguiente enlace: COMPRAR SIN USAR PLÁSTICOS.

GroupCreated with Sketch.