El grave peligro para tu piel del gel hidroalcohólico en la playa

El gel hidroalcohólico se ha convertido en un complemento más en nuestras vidas, pero su uso en la piel mientras nos exponemos al sol es muy peligroso
Gel hidroalcohólico y las quemaduras al sol

Tiempo de lectura: 2’

Con la nueva normalidad ya tenemos la oportunidad de bajar a la piscina o incluso algunos privilegiados disfrutar ya del mar. Pero con esta vuelta a la llamada ‘nueva normalidad’, uno de los accesorios que nunca puede faltar en nuestra cesta es el gel hidroalcohólico.

Y es que en todas las piscinas es obligatorio su uso antes de entrar, pero en cambio, en la playa, aunque no sea obligatorio es una de nuestras herramientas junto a la mascarilla y la distancia de seguridad que hace que podamos estar lo más protegidos frente a este coronavirus durante el verano.

Las quemaduras por el uso del gel hidroalcohólico

El peligro de exponerse al sol con el gel hidroalcohólico

El problema que comienzan a plantearse los profesionales es el uso de este gel frente a la exposición al sol. Los dermatólogos desaconsejan el uso de gel hidroalcohólico en la playa, ya que, puede llegar a provocar quemaduras. En concreto, en pieles sensibles como la de los niños. Por eso estos recomiendan evitar el uso del gel hidroalcohólico y decantarse por lavarse las manos con agua y jabón como medida para evitar el contagio de coronavirus.

Recordemos que estos geles tienen un alto porcentaje de alcohol, esto combinado con la exposición a la luz solar, es lo que llegaría a provocar estas quemaduras en las pieles más sensibles. Uno de los graves peligros es que tenemos una falsa sensación de la absorción rápida de los geles hidroalcohólicos, llegando a creer que el producto ya se ha evaporado de manera total y que sus componentes han desaparecido totalmente de la piel. En cambio estos componentes se mantienen en su superficie durante un largo tiempo por lo que la exposición a los rayos del sol pueden provocar un oscurecimiento de la piel o llegando incluso a las quemaduras en el peor de los casos.

Nuestra piel no se ha adaptado después del confinamiento al sol

A esto, también se le une, que hemos estado durante unos largos meses sin apenas exponer nuestra piel a los rayos ultravioletas. Justo unos meses en los que la piel va adaptándose desde el invierno pasando por la primavera hasta llegar al verano. Así lo asegura el dermatólogo Pablo García Montero a El Mundo: “Nuestro sistema pigmentario aún mantiene niveles de melanina bajos, ya que está vinculado al impacto de radiación ultravioleta en la piel”.

Por eso lo que más aconsejan los especialistas es evitar la exposición del sol en las horas centrales del mediodía, utilizar una protección solar con un factor elevado, entre 30 y 50, y renovar la aplicación cada dos horas. En cuanto al uso de los geles hidroalcohólicos el mejor sustituto será un buen lavado de manos con agua y jabón.

También te interesa...

Cómo hacer desinfectante de manos casero tras agotarse existencias en los supermercados

Relacionados

CADENA 100