Crisis de armario: cómo solucionar el clásico “qué me pongo”

Consejos para esos días de bloqueo en los que ninguna prenda parece sentarnos bien
Crisis de armario: cómo solucionar el clásico “qué me pongo”

Pregúntale a quien te diga lo que sí te queda bien

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Llega el fin de semana y, cuando por fin parece que tenemos tiempo para pensar con más detenimiento “qué nos ponemos”, y así arreglarnos un poco -o no-, pero sí poder vestirnos tranquilamente, de repente, nos bloqueamos.
No nos convencen los pantalones con los que la semana pasada nos veíamos genial o, directamente, no nos entran aquellos otros que llevábamos años sin ponernos, y nos frustramos porque teníamos en la cabeza esos y no otros.
Pues bien, hoy te traemos una serie de consejos que, lejos de ser una fórmula mágica para cambiarte el chip, esperamos que puedan irte bien:

1. La mente nos juega malas pasadas sin avisar así que, lo más práctico cuando nos veamos mal con cualquier prenda es tener un conjunto infalible; un fondo de armario que sabemos que nos queda bien siempre, y con el que vamos a salir del paso sí o sí.

 2. Emperchar la ropa por conjuntos que peguen, para así ir más rápido y no perder tiempo en pensar posibles combinaciones. Cuando tengamos tiempo y estemos de humor, seguro que la creatividad surge y nos da por probar e innovar.
 

Crisis de armario: cómo solucionar el clásico “qué me pongo”

Ropa básica= fácil solución

3. A la hora de pedir consejo, es mejor preguntar a quien sí nos dice lo que mejor nos queda, no a quien nos da la razón porque sí para animarnos. Si no, no saldremos a la calle seguros del todo.

4. Seamos realistas. A veces guardamos esos vaqueros del año de la Tana con la esperanza de que nos vuelvan a entrar; si hemos subido una talla, está bien verlos de vez en cuando para motivarnos y volver a lucirlos. Si nuestras circunstancias han cambiado y en lugar de una han sido tres, lo mejor es donarlos y no castigarnos más. Así, de paso, haremos recuento cada cierto tiempo de toda la ropa que tenemos porque a veces, se nos escapan prendas.

5. Si durante la semana vamos corriendo a todas partes, siempre podemos dedicar un ratillo los domingos a pensar en la ropa de toda la semana, y así prever plancha, zapatos o incluso ropa adecuada para el frío, la lluvia, etc.

Ya sabes... no siempre amanecemos con el mismo humor, por eso hay que tener siempre a mano esas prendas con las que nos veamos seguros y guapos.
Después de estos días de bloqueo, siempre vienen otros en los que nos salta otro chip, y podremos salir a la calle tan a gusto, hasta en pijama.

Relacionados