Mitos y verdades que debes saber sobre la chía

Esta semilla es un alimento que se ha puesto de moda, pero sobre él se dicen muchas cosas y no todas son ciertas

Bárbara Castro

Tiempo de lectura: 3’

La chia es un alimento del que se oye hablar cada vez más. En realidad, son las semillas de la planta salvia hispánica, que han sido consumidas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, ahora están en auge y podrían llegar a considerarse como un superalimento, ya que son una excelente fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos omega 3. Aun así, para consumirla de forma adecuada es importante que te informes sobre sus beneficios y no te dejes llevar por todos los mitos. 

Mitos sobre la chía

Algunas personas afirman que la chía solo puede consumirse con líquidos, pero nada más lejos de la realidad. Sí que es cierto que si se remojan las semillas en agua, hasta formar una especie de pasta, tu cuerpo asimilará mejor los nutrientes. Sin embargo, se pueden añadir secas a ensaladas, en el yogurt o, incluso, sobre unas galletas. 

También se ha comentado que la chía no es apta para niños, pero eso no es cierto. Un bebé, como pasaría con cualquier otro alimento, no puede consumir chía, pero conforme se aumenta la dieta de los niños se pueden ir introduciendo estas semillas. De hecho, debido a la cantidad de ácidos grasos esenciales que aportan, puede resultar beneficiosa en la formación de células corporales como neuronas y los tejidos del sistema nervioso central.

Además, aunque hayas escuchado que la chía molida no es igual de nutritiva que las semillas enteras, eso no es así. Al igual que cuando lo remojamos, nuestro cuerpo aprovecha mejor todos los nutrientes de esta manera

Verdades sobre la chía

La chía es una importante fuente de ácidos grasos omega 3 de origen vegetal, por lo que para las personas con una dieta vegeteriana es sumamente recomendable. Además, contiene multitud de proteínas, minerales, antioxidantes y vitaminas. 

Otra de sus ventajas es que disminuye los síntomas de estreñimiento. Su contenido de fibra es muy elevado, pero también contiene un equilibrio adecuado entre la fibra soluble y no soluble, ayudando al buen funcionamiento del sistema digestivo. 

El sabor de estas semillas es suave y agradable, por lo que se pueden utilizar en prácticamente todo tipo de recetas, además de salsas, panes, postres y batidos. Es un alimento muy versatil que permite no poner límites a tu imaginación. 

Y, para rematar, la chía puede llegar a contribuir con la pérdida de peso. No hay que confundirse, tampoco hace milagros, no por comer más chía perderás más peso, pero esta semilla hace que te sientas saciado. Sin embargo, no es recomendable consumir más de 25 gramos al día, debido a sus altas calorías.

Receta que te recomendamos

Para que vayas introduciendo este superalimento en tu dieta te recomendamos estos vasitos de mango, yogur y semillas de chía, ideales para un postre o desayuno diferente. 

Receta Chía

 

Ingredientes para 2 o 4 vasitos: 1 mango mediano, maduro y aromático, 1 lima, 1 yogur natural o yogur de soja, unas gotas de esencia de vainilla, 2 cucharadas de semillas de chía, 1/2 taza de leche o bebida vegetal y miel o sirope de ágave al gusto.

Para comenzar hidratamos las semillas de chía para favorecer la absorción de nutrientes y crear una textura más similar al pudding. Colocamos las semillas en un cuenco o vaso, añadimos la leche o bebida vegetal y dejamos reposar mínimo media hora. A continuación, pelamos el mango y lo trituramos, añadiendo un poco de miel o sirope de ágave y el datil sin hueso. Después, mezclamos este puré con el zumo de la mitad de la lima y lo reprtimos en los vasitos.

Para ir acabando, mezclamos el yogur con la vainilla y lo colocamos encima del mango. Finalmente, coronamos con las semillas de chía y un poco de ralladura de lima. Lo dejamos enfriar un tiempo y ¡listo para comer!
 

Relacionados

GroupCreated with Sketch.