En el Día Mundial del Teatro, descubrimos el musical 'Billy Elliot' desde dentro

Entrevistas con los protagonistas, calentamientos, acrobacias...  'Billy Elliot' es uno de los musicales del año, y en este vídeo vas a descubrir por qué

video

GroupCreated with Sketch.

Pulsa para reproducir el video

El 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Teatro

  • Ana Mª Yuste
GroupCreated with Sketch.

Raquel Castejón

Redactora CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Se abre el telón. Hemos ido a ver un musical que confiamos en que no defraude, pues está inspirado en una película que nos hizo creer en la lucha por los sueños que implica romper moldes, vencer miedos y, a veces, también a enfrentarse al rechazo, incluso por parte de los nuestros, con tal de alcanzar una meta que merece ser perseguida.

Hoy, con motivo del Día Mundial del Teatro, queremos que te adentres con nosotros en la trastienda de este gran musical, que ha levantado pasiones en todo el país y parte del extranjero.

Hay que decir, antes de nada, que esta propuesta es capaz de superar las expectativas prácticamente desde los primeros minutos de función.

Como no queremos destripar más de la cuenta, solo diremos que el elenco de actores encarna con mucho respeto unos papeles tan míticos como los que protagonizan la cinta. Destacan, por supuesto, “los Billys”, que se van turnando en cada función, asumiendo según el día otro papel distinto al del protagonista cuando descansan de este, y descuellan por su madurez y profesionalidad pese a su corta edad, además de Natalia Millán como la Señorita Wilkinson, toda una figura de las tablas que tampoco defrauda en esta muestra, por no hablar de Juan Carlos Martín como el padre de Billy, que nos roba el corazón y alguna que otra carcajada.

Por otro lado, Adam Jezierski en la piel de Tony y Mamen García en el papel de la abuela también tienen mucho peso en esta obra, pues muestran a dos personajes que crean un contraste que nos cautiva desde su primera aparición en escena.
 

En el Día Mundial del Teatro, descubrimos el musical Billy Elliot desde dentro

"Los Billys" en su lección de clásico horas antes de que dé comienzo la función

La obra nos regala, además del recuerdo de una gran historia de sobra conocida, momentos que nos hacen pestañear dos veces para cerciorarnos de que seguimos ante la misma muestra, aparte de instantes en los que se rompe la cuarta pared, o nuestros propios esquemas -si esperábamos una representación lineal y fiel por completo a la película-. Así pues, esta propuesta de Billy Elliot es tierna, cómica, punki... todo en su justa medida.

Cabe destacar también, y con motivo, una escenografía a lo grande que enmarca con mucho tino esta propuesta, que anda a caballo entre la película original, y una apuesta rompedora y contemporánea.
 

Billy Elliot es, sobre todo, emocionante, en el sentido estricto de la palabra, pues nos deja al final con un gran sabor de boca al vernos identificados con ese joven, cuyo padre se sacrificó al igual que los nuestros para que hayamos podido desarrollar una vocación que, en nuestro caso, pasa porque hoy podamos trabajar acercándote una de las mejores propuestas culturales del año.

Relacionados

GroupCreated with Sketch.