Chavela Vargas, una mujer adelantada a su tiempo

Homenajeamos el 100 aniversario del nacimiento de Chavela Vargas, la artista que conquistó nuestros corazones amarrada a una guitarra
GroupCreated with Sketch.

 Imagen de perfil de la artista en su cuenta oficial

Andrea López

Tiempo de lectura: 2’

La historia de la leyenda 

Isabel Vargas Lisano nació el 17 de abril de 1919, hace justamente 100 años. Su lugar de nacimiento fue el pequeño pueblo San Joaquín de las Flores, en la provincia de Heredia, Costa Rica, pero su corazón y su alma pertenecen a México, donde vivió desde los veinte años. 

Al llegar, antes de dedicarse a la música y conquistar el mundo con su guitarra, trabajó vendiendo ropa para niños, de cocinera, de camarera y conduciendo los coches de las familias adineradas.

Su voz no se escuchó hasta que su prima le presentó a un coronel que le ofreció un trabajo en la Lotería Nacional, donde le dieron un programa de radio. Un programa que vío nacer a la gran artista que se escondía detrás de un poncho rojo y el pelo de plata. 

Le costó 20 años vivir del canto. Pero, una vez que llegó a lo más alto, fue imparable. 

Aquí la vemos interpretando una de sus míticas y más sentidas canciones; "El último trago" 


Sirvió de inspiración a grandes artistas


Su voz rota y su estilo fuera de lo común la convirtieron en una fuente de inspiración para muchos. Los artistas que la rodeaban eran capaces de ver su talento y mirar en el fondo de su alma, admirando la bella persona que era. 

Fue una gran amiga de Pedro Almodóvar, huésped frecuente de Frida Kahlo y Diego Rivera, e íntima compañera de José Alfredo Jiménez, que le dedicó la canción Chavela Vargas, y quien fue compositor de muchos de sus mayores éxitos, como  ‘Que te vaya bonito’, ‘Amanecí en tus brazos’, ‘En el último trago’ o ‘Cuando vivas conmigo’.

Una de las composiciones más conocidas, inspiradas en Chavela es la de Joaquín Sabina, "Por el bulevar de los sueños rotos"; 


Sus últimos años 


Chavela murió en México, con la mano en el corazón y unas últimas palabras grabadas a fuego en la memoria de aquellos que tanto la querían; "Me voy con México en el corazón". 

Sus últimos años los pasó encima de los escenarios, derrochando la magia que siempre la acompañaba y haciendo felices a todos aquellos que la veneraban. 

Antes de despedirse y decir adiós, pidió cuatro últimos deseos; el primero fue escribir su propio libro y contar su historia. Después, sacar Luna Grande, un homenaje a Federico García Lorca: su poeta y eterno confesor. También quería ir por última vez a España. Y, como último deseo, aunque nunca cumplido, quería sacar una versión personal de La Llorona, uno de los temas que consiguió hacer más suyos.

Aquí la vemos interpretándolo; 

¡Te recordaremos siempre, Chavela! 
 

Relacionados

GroupCreated with Sketch.