Aprende a preparar esta deliciosa tarta de cerveza negra

Para celebrar el día de esta bebida os vamos a enseñar a realizar este delicioso postre
Tarta de cerveza

 

Tiempo de lectura: 2’

El dos de agosto se ha establecido, desde el año 2007, como el Día Internacional de la Cerveza. No fue una fecha elegida de manera aleatoria, sino que fue en un bar de Santa Cruz donde Jesse Avshalomov, Evan Hamilton, Aaron Araki y Richard Hernández decidieron conmemorar esta bebida el primer viernes de agosto, algo que con el tiempo se ha ido extendiendo a otros países. Lo que pretendían era que la cerveza fuese el eje central de la celebración, alejándolo de cualquier otro tipo de festividad relacionada, por lo que eligieron esta fecha concreta, además de por el buen tiempo. Por ello, con motivo del Día Internacional de la Cerveza, os vamos a explicar cómo preparar una suculenta tarta de cerveza negra. Tranquilos, no se nota mucho el sabor del alcohol, más bien tiene un toque a trufa. 

INGREDIENTES

Para la tarta en sí:

  • 250 ml de cerveza negra suave
  • 250 gr de mantequilla
  • 75 gr de cacao en polvo
  • 400 gr de azúcar
  • 250 gr de harina
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 cucharaditas y media de bicarbonato
  • 140 ml de nata líquida de 35% MG
  • 2 Huevos

Para el frosting:

  • 300 gr de queso de untar
  • 150 gr de azúcar glass
  • 360 ml de nata líquida de 35% MG

PREPARACIÓN

Para empezar ponemos un cazo al fuego, echamos la cerveza negra y lo calentamos a fuego medio hasta que llegue a hervir. Cuando esté bien caliente agregamos la mantequilla y removemos hasta que se haya disuelto. Una vez conseguido esto lo partamos del fuego y reservamos.

En un bol grande mezclamos todos los ingredientes secos de la tarta: el cacao, el azucar, la harina, la esencia de vainilla y el bicarbonato. Lo mezclamos todo bien y, de nuevo, reservamos. En otro bol diferente echamos la nata líquida, los dos huevos y batimos todo hasta obtener una crema homogénea. Una vez hecho, añadimos la mezcla de cerveza y mantequilla que se habrá enfriado y, tras haberlo mezclado, lo incorporamos al bol con los ingredientes secos. Con ayuda de unas varillas de nuevo continuamos mezclando hasta obtener una crema homogénea.

En un molde desmontable de 24cm de diámetro engrasamos todas las paredes y la base con mantequilla, para después colocar algo de harina que moveremos para que quede adherida en todas partes, facilitando posteriormente la extracción de la tarta. Vertemos la mezcla hecha y lo introducimos al horno, ya precalentado a 180º, durante 50 minutos. Una vez que esté hecho lo sacamos y lo dejamos enfriar.

Para el frosting echamos en un bol el queso de untar y el azúcar glas, que mezclamos con la ayuda de unas varillas. Por otro lado, montamos la nata y lo incorporamos a la primera mezcla,y con ayuda de una espátula lo integramos con movimientos envolventes, para que no se baje la nata. Con esto, el frosting estaría.

Una vez la tarta esté fría, colocamos el frosting por la parte superior e incluso podemos dejar caer un poco de la mezcla por los laterales. Y ¡ya estaría lista! Recién hecha está esponjosa, pero al día siguiente está incluso mejor.

Relacionados

CADENA 100