Recordamos a Karl Lagerfeld a través de sus musas

Pese a su fuerte carácter, el modisto tenía una legión de mujeres a las que supo ensalzar y lucir como requiere una marca como Chanel

Agencias

Tiempo de lectura: 2’

Karl Lagerfeld no necesitaba presentación. Su imagen y trayectoria eran la esencia de la moda, del lujo, la exclusividad de la que eran seguidoras madres e hijas a las que supo conquistar desde muy jóvenes como un excelente gurú de tendencias, imprimiendo así a la firma una imagen de modernidad y juventud.

Desde Carolina de Mónaco a su hija, Carlota; de Cindy Crawford a su hija adolescente Kaia Gerber; de Vanessa Paradis a Lily-Rose Depp, todas ellas cayeron rendidas a sus pies y forman parte de una legión de seguidoras que renovaba el espíritu de la casa siempre en la primera fila en sus desfiles, repleta de una nueva generación de mujeres dispuestas a vestir al más puro estilo Chanel.

Lagerfeld sabía cómo buscar el titular de la noticia, como cuando decidió que la “vampira” más famosa del momento, Kristen Stewart, pasara a ser embajadora de la firma, en un momento en el que su popularidad era mundialmente arrolladora.
Una actriz que, pese a las críticas que atesoraba el carácter del diseñador, siempre destacó por su amabilidad. “Es un artista obsesivo que trabaja sin descanso, una actitud que contagia”, destacó la protagonista de Crepúsculo.

Hace tres años, otras de las nuevas incorporaciones para dar un golpe de timón a la casa francesa fue la de Willow Smith, hija de Jada Pinkett Smith y Will Smith, que con tatuajes y “piercings” aportó una imagen moderna y muy urbana a la línea de gafas.
Penélope Cruz lo definió como “un genio”, justo cuando la firma anunció, en verano de 2018, que sería la embajadora de la colección crucero de Chanel.

Las musas de Karl Lagerfeld

Karl Lagerfeld y Penélope CruzEFE


La actriz inglesa Kiera Knightley es otra de las embajadoras de excepción de la casa, la viva representación de su fundadora.
Además, Lagerfeld fue el descubridor de Claudia Schiffer, la top de los ’90 que creció en su carrera gracias a su apoyo. Alemana como él, se instaló en París, donde relevó como imagen a la etérea Ines de la Fressange, dos mujeres muy diferentes que marcaban un antes y un después en Chanel. Una morena y otra rubia; una con curvas y otra más delgada.
"A Karl Lagerfeld siempre le ha gustado reinventarse (…) Antes no había modelos rubias en los desfiles de Chanel, así que asumo que lo que quiso fue sorprender, y lo consiguió”, dijo en una entrevista a un magazine de moda tiempo después Schiffer.

Las musas de Karl Lagerfeld

Karl Lagerfeld y Claudia SchifferEFE

De la camaleónica Linda Evangelista, Lagerfeld resaltó: “No hay una modelo tan profesional como ella”, a la que definía como flexible y fuerte, al mismo tiempo, siempre dispuesta a transformarse y con la que colaboró muchos años.

Pero, sin duda, su mejor imagen de marca, aquella que no está sujeta a un contrato, sino una amistad de años, labrada a pesar de los vaivenes del tiempo y las circunstancias de cada uno, ha sido la de la princesa Carolina de Mónaco.

Incontables son los vestidos que ha lucido la hija mayor de Grace Kelly en el Baile de la Rosa, uno de los momentos más fotografiados del principado, siempre fiel a Lagerfeld en los eventos más relevantes de Mónaco como el enlace de su hermano el príncipe Alberto con Charlene Wittstock.  Tampoco puede caer en el olvido que Carolina de Mónaco lució la noche de la despedida de solteros de los ahora reyes de España, Felipe y Letizia, o el que lució el día de la boda de los príncipes de Luxemburgo. Siempre perfecta y fiel a un estilo con el que aún a sus 62 años consigue alzarse como una de las más mujeres más elegantes del mundo, gracias a Lagerfeld.

Artistas relacionados

Relacionados

GroupCreated with Sketch.