Chocar las copas para celebrar no es casualidad: descubre el por qué de la costumbre

El gesto que se ha convertido en todatradición en los días importantes no es una costumbre sin más, tiene mucha historia y muy curiosa
Chocar las copas para celebrar no es casualidad: descubre el por qué de la costumbre

 

Tiempo de lectura: 2’

No hay día especial o celebración que no choquemos las copas o vasos para brindar. Incluso en un día cotidiano si queremos lanzar un bonito deseo. Pero claro, este gesto casi involuntario ya no es una costumbre reciente, sino que detrás tiene una gran historia y remonta a la Edad Media.

Cierto es que. ya es toda una tradición que damos por sentadas, pero ¿te has parado a pensar por qué se hace esto y no otro? En rara ocasión nos paramos a pensar por qué no nos damos la mano al brindar, por qué no golpeamos la mesa o por qué no alzamos los platos o los cubiertos. No. En lugar de ello chocamos las copas, un hábito que se remonta hasta la Antigua Grecia, concretamente, hasta el siglo IV antes de Cristo. Según una de las teorías más populares, el hábito consistía en alzar la copa para demostrar al resto de invitados a la cena que su copa no estaba envenenada. Algo que la Historia se han encargado de demostrar que sirvió de poco.

Sin embargo, el mito se extiende hasta la Edad Media en la que esta costumbre evoluciona hasta lo que hoy se conoce como el ritual completo. No solo les vale con alzar el vaso, sino que comenzar a chocar unas copas con las otras, ya fueran de cristal, madera o metálicas. El motivo era simple: en el golpe entre los vasos, los líquidos se mezclan unos con otros y así queda totalmente demostrado que ninguna de las copas estaba envenenada, o morirían ambos. Por tanto, la persona que realmente sospechara del otro o temiera que intentaran asesinarle, sería quien propusiera el brindis.

La leyenda del rito termina por completarse en en el siglo XVI cuando Carlos V conquista Roma y, con motivo de celebración, los más cercanos al monarca levantaron las copas para proclamar en latín “bring dir's”, que significa en la lengua muerta: “yo te lo ofrezco”, en referencia a una ofrenda a Dios.

Como curiosidad añadida, el término brindis se traduce en inglés como “toast”, lo que significa también “tostada” en el idioma anglosajón. Una utilización que no es inintencionada, ya que proviene de los tiempo de la reina Isabel, en los que era costumbre introducir una tostada de pan en el vino para enriquecerlo. Algo que queda reflejado en la obra de William Shakespeare “Las alegres comadres de Windsor”, en la que el personaje Falstaff proclama: “Ve y tráeme un litro de vino y pon una tostada dentro”.

 Nada es casualidad, tampoco chocar las copas al brindar. La historia nos precede y gestos como este así lo confirman. Tradición a tradición.

Relacionados

Escucha en directo CADENA100, la radio con la mejor variedad musical. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de CADENA 100 para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, en CADENA100 encontrarás todo el contenido sobre tus artistas favoritos, la mejor variedad musical, la última hora sobre los conciertos y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

CADENA 100