Casas solidarias hechas con impresoras 3D en menos de 24 horas

Las personas más desfavorecidas podrán tener su propio hogar por menos 2 euros al día
ctv-iqq-icon-0

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

Está claro que la impresión en tres dimensiones es el futuro y, cada día, nos llegan noticias de increíbles avances que se consiguen gracias a esta tecnología. Una organización sin ánimo de lucro llamada New Story ha lanzado este innovador proyecto a través del cual pueden fabricarse, en menos de 24 horas, casas de hormigón hechas con impresoras 3D a un coste mínimo.

Este proyecto está pensado para ayudar a las familias más desfavorecidas de la sociedad para que puedan tener acceso a una vivienda. Gracias a esto, la asociación ha conseguido trasladar a una comunidad de este tipo de hogares a docenas de familias de la República de El Salvador. Y, desde entonces, se han construido 850 casas en tres dimensiones en países como México, Haití, El Salvador o Bolivia.

Todo esto se consigue gracias a una impresora de hormigón llamada The Vulcan que pertenece a una empresa tecnológica llamada ICON, que tiene la sede en Texas. El diseño de las casas es muy simple, cada una de ellas mide unos 70 metros cuadrados entre los que se dividen un baño y dos dormitorios.
 

ctv-jnx-icon-2


Estas casas podrían fabricarse casi en cualquier lugar y en un tiempo récord. Los materiales que se utilizan en su fabricación son de bajo coste, eso sí, ese ahorro no supone una menor resistencia. Además, no dañan al medio ambiente y mantenerlas no es caro. Ya que están destinadas a familias con pocos recursos, podrá ser su hogar definitivo por menos de dos euros al día.
 

ctv-yce-icopn-4


En España se fabrican casas en tres dimensiones desde hace casi un año, pero por unos precios desorbitados. Ya se había practicado antes con impresión 3D en plástico, y hace muy poco se ha patentado la primera impresora de hormigón aquí, que es la tercera del mundo.

Esto es tan solo un ejemplo más de las grandes cosas que se pueden conseguir gracias a esta nueva tecnología. Y qué satisfacción saber que también se utiliza para fines sociales y que deja de ser un lujo para unos pocos.
 


¡Ojalá este bonito proyecto pueda llegar muy pronto a España!

Relacionados