Así es la nueva asignatura obligatoria en un centro de Málaga

Se trata de una materia pionera en todo el país, y dista bastante de los planes de estudios tradicionales
Así es la nueva asignatura obligatoria en España

La etapa de Bachillerato es una de las más estresantes para los estudiantes

Redacción CADENA 100

Tiempo de lectura: 2’

La Asunción, un centro de educación concertada religiosa situado en Málaga, ha incorporado desde este curso una nueva asignatura en su programación.

Se trata nada más y nada menos del 'mindfulness', una materia pionera y, ahora, obligatoria en sus cursos de Bachillerato.


En una clase de mindfulness, hay que alejar las distracciones antes que nada. Las externas, pero también las internas, que son las más complicadas de controlar. Lo que se conoce comunmente como “dejar la mente en blanco”.
Entre las habilidades que desarrolla esta asignatura, destacan la empatía y el aprender a gestionar emociones como el enfado y la ira, por ejemplo.

Para ello, se cierran los ojos y hay que concentrarse en la respiración, que es básica; que se cree una conexión con el cuerpo, y sentirla. En este centro, además, apoyan la lección con música relajante y los alumnos adoptan una posición relajada, sentados en el suelo con la espalda recta; una imagen que choca y que puede llamar la atención, además de que la venimos asociando a ejercicios de relajación después de una clase de educación física.

En palabras de Cecilia Vega, directora del centro, los alumnos de bachillerato “se juegan mucho en el plano emocional. Aparte de la presión académica, están súper estresados. Es una edad complicada, también con las salidas, las parejas”. Por eso resulta tan importante “quitarles” este tiempo para que ganen en autoconocimiento y manejo de las emociones.
 

Así es la nueva asignatura obligatoria en España

Mindfulness


Esta materia se probó por primera vez en dicho centro con alumnos de la ESO algo conflictivos. “Se consiguieron muy buenos resultados y los propios alumnos lo han demandado”, cuenta Vega.
El fruto del mindfulness con aquel grupo adolescente fue, en primer lugar, la expresión de las emociones. Los estudiantes consiguieron compartir y externalizar algunas de las situaciones por las que estaban pasando y que les preocupaban.

Aunque parezca a priori algo así como “terapia”, esta asignatura no profundiza tanto en las emociones, como en ganar en habilidades emocionales como la compasión por uno mismo, por el entorno, y mejorar la autoestima en general.

Quién sabe si, de aquí a un tiempo, el mindfulness se acabará implantando en todos los centros educativos de España, como ya ha ocurrido en países como Estados Unidos o Canadá, que incorporarán esta materia a partir de 2020.
Por ahora, habrá que seguir la evolución de estos estudiantes...

Relacionados