Si eres padre o tienes niños pequeños cerca sabrás lo difícil que resulta muchas veces hacer que se laven las manos antes de comer ¿verdad? Es complicado decirle a un niño que con dedicarle 15 segundos a lavarse las manos pueden prevenir enfermedades, infecciones, gérmenes y bacterias.
Pues una profesora de ciencias lo ha conseguido, ¿cómo? Con un simple experimento.
Donna Gill es una profesora y enfermera de Carolina del Norte a la que se le ocurrió una gran idea. Para que sus alumnos siguieran a rajatabla las medidas de higiene debía enseñar los efectos que tiene no cumplir con esta rutina.
Así que decidió realizar un experimento que se ha vuelto viral. Cogió tres rebanadas de pan de molde. Una de ella con guantes, la otra habiéndose lavado las manos y la tercera sin hacerlo. Metió estas tres rebanadas en bolsas de plástico y esperó. Al cabo de unos días se vieron resultados. En las primeras dos bolsas, las que se habían cogido con las manos limpias no tenían moho. La tercera, la que se había tocado con las manos sucias, llenas de gérmenes, el pan estaba lleno de esta sustancia por la acción de las bacterias.
Donna colgó el resultado de este experimento en redes sociales invitando a otros profesores a ponerlo en práctica.

Manos limpias

 

No hace falta ser científico para ponerlo en práctica, y ya sabes que dicen que vale más una imagen que mil palabras. Espero que te ayude con tus pequeños. Yo soy Grethel González y te deseo un ¡feliz sábado!