El cine, nos deja a lo largo de toda su historia, grandes frases, escenas y también, momentos inolvidables. Hay peliculas, que además de todo eso, se recuerdan por otras cosas que en un principio parecen de menos importancia pero que al final, se coronan como lo principal del film, como por ejemplo los trajes que visten los protagonistas. Un ejemplo de ello es Sexo en Nueva York

Sexo en Nueva York

En esta película, se llegó a decir que algunos de los vestidos de las protagonistas rondaban los 100.000€, y que gracias al buen trabajo de los estilistas , revolucionaron el mundo de la moda. Muchas de las prendas que llevaron estas cuatro actrices se sobrevaloraron en el mercado aunque si se compara con otros trajes de la historia del cine, no tanto, no..

Uno de los vestidos más icónicos y el más caro, es el de Marilyn Monroe, el famoso de color blanco de la película La tentación vive arriba que se subastó en 2011, en Berverly Hills, y pagaron por él 4 millones de euros. Otro de los diseños más valorados fue el que llevó Audrey Hepburn en My Fair Lady: Aquellos lazos a rayas debieron enamorar a su pujador porque pagó nada más y nada menos que 3 millones de euros por él

¿Y qué me dices del disfraz del León Cobarde de la pelicula El Mago de Oz? Salió a subasta en 2014 por dos milones y medio de euros, después de ser descubierto por casualidad en un almacén abandonado del Metro de Goldwyn Mayer. El traje fue confeccionado con auténtica piel de león y tenía un peso cercano a los 25 kilos. Un año después, el vestido de cuadros azules y blancos de Dorothy era adquirido en una puja neoyorkina por un millón tres cientos mil euros. 

Mago de Oz

Foto:Cordon Press

Y por útlimo, y como no, la película Titanic: Deborah Lynn Scott se llevó el Óscar al mejor vestuario por aquel traje de estilo romántico que lució la actriz que interpretaba a Rose (James Cameron), durante su primer encuentro con su querídismo Jack (Leonardo Di Caprio). Éste, fue subastado en 2012 y se vendió por 300.000 euros. 

100 besotes de Alba Vizcaíno.