A los niños les cuesta empezar a leer, y más teniendo en cuenta la cantidad de dispositivos más atractivos a simple vista que le hacen sombra al libro.

Pues bien, una madre italiana dejó en su frigorífico esta nota para sus pequeños:

"Chicos:

La contraseña del wifi de esta semana es el color del vestido de Anna Karenina en el libro. ¡He dicho en el libro, no en la película! ¡Buena suerte! Mamá.

PD: “He empezado a leer El Conde de Montecristo".


libro

La carta se ha compartido desde el viernes pasado ni más ni menos que 18.500 veces.

Me parece una forma genial para acercar a los niños a la lectura. Quién sabe... quizás se enganchen tanto al libro que olviden que lo abrieron para acceder a internet.

Eso sí, los padres sois el primer eslabón, así que a dar ejemplo y a beberse los libros.

¡Un abrazo de Jordi Cruz!