Si caminar puede ser agotador, imagínate lo que debe ser reptar. Eso debió de pensar una serpiente en Galicia y se acomodó en el hueco del limpiaparabrisas de un coche que estaba aparcado al lado de un pabellón polideportivo en Ferrol.

Su dueño, el del coche, fue a ver un partido de baloncesto con una de sus hijas y a la salida se encontró con la sorpresa. No se dieron cuenta hasta que le dió al limpia parabrisas y la serpiente tuvo que salir de su "plaza". Los ocupantes del vehículo no creían lo que estaban viendo y después de unos segundos decidieron cerrar las ventanillas e irse, pero antes le hiceiron una foto, porque ya se sabe que hay mucho incrédulo que siempre pide pruebas ... La serpiente polizón reptó hasta el techo del coche y se supone que de ahí se iría al suelo, porque cuando llegaron a casa ya no estaba.

No es la primera vez que uno de estos "animalitos" se sube a un coche y se cuela por lo lugares más sorprendentes: motores, cubietas de rueda etc. ¡Qué no cunda el pánico! porque en España estas cosas son una rareza.

Buenos días, soy Marta Docampo y te deseo que pases un feliz domingo con Cadena 100 y La Mejor Variedad Musical.

 

SERPIENTE