Un saludo desde Cadena100. Soy Ana Méndez y esta tarde te traigo la moda a nuestra web...

"La ropa te puede hacer feliz o desgraciado"

El viernes, la diseñadora Agatha Ruíz de la Prada era galardonada con el Premio Nacional de Diseño de Moda 2017, que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y está dotado, además, con 30.000 euros. El premio reconoce a un creador por su obra hecha pública o realizada el año anterior y, también, se puede recibir como reconocimiento a una trayectoria profesional. Ághata ha sido una de mis favoritas desde siempre... única y original, colorista, divertida, atrevida, incluso naífDicen de ella que desmonta y permuta los colores como nadie y que sus diseños hacen un poco más feliz a la gente. 

“Estoy muy feliz. Han sido muy monos al darme este premio, y este año lo agradezco especialmente”

Ella es la única diseñadora que va vestida de sí misma y ha creado un universo propio, una tarea de trabajo y creación que responden al talento de toda una pionera. Además, es la creadora nacional con más licencias en el extranjero y tiene tiendas propias en Europa.

1

Un premio que el Ministerio le entrega "en reconocimiento a sus más de treinta años de trayectoria, por su capacidad de vincular su trabajo en moda con otras manifestaciones de las artes, el diseño o la industria.

"La singularidad y el riesgo de sus propuestas, combinación de colores vivos incluida, ha conseguido el reconocimiento nacional e internacional. Su capacidad de trabajo, su ilusión para liderar equipos y su sensibilidad para conectar las propuestas de moda en productos cotidianos muy reconocibles, le hacen merecedora de este premio"

Agatha Ruiz de la Prada nació en Madrid en 1960 y comenzó a trabajar a las órdenes del modisto Pepe Rubio a los 20 años. Su primera colección tuvo lugar en 1985 y hasta hoy, ha desfilado en las mejores pasarelas del mundo y ha recibido, entre otros premios, la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes. A comienzos de los 80 empezó con sus singulares desfiles y llegaron los trajes pintados en la galería Vijande (donde conoció a Andy Warhol), los vestidos inacabados en Berlín o los kimonos a la occidental en la ciudad japonesa de Osaka. 

Para Ágatha la comodidad y el precio de la ropa forman parte del diseño:

"Mi diseño es conceptual. Si eliminamos todo lo superfluo llegamos a la conclusión de que la moda ha de ser cómoda: cómoda para el cuerpo y para la mente, cómoda para quien la lleve y la mire, y cómoda de fabricar y destruir"

1

«Nunca pensé en abandonar. No me asustan los problemas, me gustan los desafíos. Ha habido momentos malos, claro, pero tengo una pésima memoria y ya se me han olvidado. Además, la crisis me cogió con pocas deudas, y como yo soy muy austera, muy hormiguita y muy trabajadora pudimos resistir esos años tan duros»

Se considera una trabajadora incansable y es una de las pocas que desfila en grandes pasarelas como París y Nueva York, además y según afirma ella misma, intenta llevar todo con buen humor y ser lo más positiva posible porque así la vida es mucho mejor y más fácil. Ahora quiere promover su fundación, todo un reto en el que no descarta reconvertir algunas de sus tiendas en pequeños museos sin dejar las ventas. En el fondo, sigue siendo la misma, una de las musas y personajes de la Movida madrileña y justa merecedora del premio. ¡Enhorabuena!.