Se llama Lucas Warren, procede de Georgia y es el primer bebé con síndrome de Down en representar a una conocida empresa de productos alimenticios para niños.

Es la octava vez que dicha empresa busca fotos de bebés como cara visible de sus productos, y la de Lucas fue escogida entre ciento cuarenta mil por su “radiante y risueña sonrisa”, según el jurado.
Además de aparecer en todos los productos de la marca, la familia del pequeño recibirá 50.000 dólares por ganar el concurso.

Los padres de Lucas, Jason y Cortney Warren, cuentan que decidieron inscribirlo en el certamen solo por diversión, y en la foto que enviaron consiguieron captar, en palabras de su madre, la personalidad del bebé: “juguetona y extrovertida”.


bebé

El presidente de la empresa, por su parte, justifica la elección explicando que, "cada año, eligen al bebé que ejemplifique mejor el legado de largos años que ha reunido la empresa para reconocer que cada bebé es un bebé que casa con la ideología de la misma y, este año, Lucas encajó perfectamente".

El primer concurso nacional de fotografía de la marca fue celebrado en 1928, momento en el que seleccionó a Ann Turner Cook, el bebé cuya imagen aún hoy la representa. Los responsables de comunicación han definido su cultura empresarial en algunas ocasiones como diversa e inclusiva, y la elección de Lucas da fe de ello.

Ahora que Lucas es el nuevo rostro de la marca, sus padres confían en que el título actúe de trampolín para fomentar la conciencia y empatía con las personas que tienen necesidades especiales.

"Esperamos que esta oportunidad eduque a la gente y la ayude a entender que, con su aceptación y apoyo, quienes tienen necesidades especiales cuentan con el potencial suficiente para cambiar el mundo, igual que Lucas”, dijo su madre en una entrevista.
Cortney también declaró que “puede que tenga síndrome de Down, pero siempre será primero Lucas." Ella y su marido esperan que cuando crezca y mire al pasado, se sienta orgulloso de sí mismo y no se avergüence de su discapacidad".

¡Enhorabuena a Lucas y a sus padres!

Un abrazo de Jordi Cruz y buena semana.