Hace pocos días, Twitter se volvió loco tras el tuit publicado por una nutricionista que aseguraba que su hijo “no sabía lo que era una galleta, y era feliz desayunando garbanzos”. Este mensaje se viralizó, y no tardaron en aparecer multitud de defensores y detractores de su mensaje.

Tras esta polémica, el jefe de servicio de Endocrinología del Hospital de Albacete se pronunció, afirmando que el tomar este tipo de alimentos a primera hora del día “no tiene, en absoluto, ninguna pega”, según declaró en una entrevista con Efe.
Es más, este experto opina que desayunar legumbres tiene, incluso, más sentido, pues este tipo de alimentos “son excelentes y muy recomendables que un batido de cacao con más del 70 % de azúcar, o que una pieza de bollería industrial elaborada con aceites muchas veces no muy saludables”.

Según este endocrino, en los desayunos de los niños en España “hay un excesivo consumo de productos azucarados, de bollería industrial de todo tipo y, además, muchas veces el lácteo es sustituido por batidos o lácteos azucarados. La alimentación infantil en España, en general, deja bastante que desear”.


sandía

Las carreras a primera hora del día son la principal justificación de los padres a la hora de decantarse por una opción rápida, aunque no sea la más sana, pero hay que reconocer que una tostada de aceite no requiere mucho tiempo.
Lo de los garbanzos, por el contrario, seguro que no les hace mucha gracia a la mayoría de los peques...

Entonces, ¿cuál sería el desayuno más apropiado para un niño? Pues, según estos expertos, consistiría en cualquier lácteo sin azúcar, algo de pan preferiblemente integral con aceite, y con algún alimento rico en proteínas pero sin demasiada grasa, como el pavo. La fruta también se aconseja, pero se puede dejar para el recreo, por ejemplo. En cualquier caso, es mejor la pieza completa que un zumo.
Si los niños prefieren tomar cereales, los poco refinados suponen una buena alternativa para acompañar el citado lácteo, así que...

¡Recuperemos la dieta mediterránea e intentemos ser un poquito más sanos!

Un abrazo de Jordi Cruz, familia, y buen finde.