Aquello de “tener hijos te cambia la vida” parece que se extiende a muchos aspectos de la misma, y es que se modifica todo: las rutinas, la forma de planificarse y hasta la forma de vestir, según parece.

Los tacones altos, la ropa ceñida y los minibolsos son las primeras prendas que se sustituyen tras la maternidad por ropa mucho más práctica, según la lista del «Informe Femenino» de Privalia.


mamas

Dichos cambios de ropa cambian en función de la edad de los pequeños: las madres con hijos de corta edad afirman no pararse mucho a la hora de elegir vestuario, un 47 % evita los tacones, y un 38 % la bisutería que resulte incómoda o peligrosa para el bebé.

En vez de eso, apuestan mucho más por bolsos grandes, zapatillas de deporte y ropa cómoda.

Esto también se extiende, en muchos casos, al peinado, ya que un 33% ha respondido a la encuesta que, después de dar a luz, ha optado por peinados más cómodos, generalmente más cortos.

Un abrazo de Jordi Cruz, familia.