¿Sueles preparar comida de más para comerla al día siguiente? Pues hay una serie de recetas que mejoran con el paso de las horas y que están más ricas un día después. Esto es debido a un proceso químico que se desencadena al mezclarse los ingredientes durante la cocción. Al enfriar la química sigue su curso mejorando el resultado en aroma y sabor.

  • La mayoría de guisos de cuchara saben mejor el día siguiente, una vez reposados.
  • La lasaña o los canelones mejoran unas horas después. La bechamel se queda más compacta y se ablanda la pasta.
  • Los albóndigas en salsa y los estofados de carne con verduras son ideales para comerlos un día más tarde. Se mezclan todos los sabores, la salsa se espesa, se queda más cremosa y tiene un sabor más rico.
  • Lo mismo ocurre con otras salsas. Podemos preparar una salsa verde, una salsa de tomate frito, un pisto, o una bechamel. Al tenerlas guardadas y refrigeradas las podemos ir sacando a medida que lo necesitemos sin perder sabor.
  • En cuanto a los postres, de los que es tán más ricos reposados son la tarta de queso, el brownie de chocolate o la tarta de zanahoria.

carbnne

Pero no toda la comida está rica reposada... Hay cosas que no debes dejar para el día siguiente como las ensaladas de hoja, la pechuga de pollo o pescados a la plancha, que se quedan muy secos, o el arroz guisado que pierde el punto y queda pastoso.

Así que si eres de comer "de sobras" apunta todos estos platos que te sabrán más ricos... ¡Y encima ganarás tiempo para hacer otras cosas!
A la hora de meterlo en tuppers, se recomienda separar pequeñas cantidades de comida por separado. De esta manera se enfría más rápido y es más facilitar calentarlo después.

Un beso de Ruth Medina