Hay parejas de la realeza que levantan más pasiones que otras, y que gozan especialmente del favor de los ciudadanos. Es el caso de Felipe y Letizia, o de Isabel II y su consorte Felipe, así como de su nieto el príncipe Harry y Meghan Markle, quien ya ha cosechado sus propios seguidores por sus papeles en la televisión.

Pues bien, con motivo del enlace entre estos últimos el próximo sábado en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, los comerciantes del Reino Unido, especialmente de las zonas más turísticas, no han perdido la oportunidad de incorporar a sus productos típicos todo un surtido de souvenirs reales, algunos de lo más esperpéntico.

En pasadas bodas, ya se pudieron ver en las estanterías de las tiendas inglesas cucharillas para el café, dedales con retratos de la familia real, entre otros muchos objetos cotidianos. Pues bien, en esta ocasión, el merchandising ha dado un paso más, presentando una serie de productos muy originales.

Entre los más horteras, destacan los cereales 'Wedding Rings', varios tipos de tazas reales, ositos con jerseys de coronas, y tarros de chocolate con los nombres de los prometidos.


regalos

Algunos de los regalos que han recibido a lo largo de los años las parejas reales también merecen su propio capítulo, como los 24 pares de guantes, 131 pares de medias y 500 latas de conservas de piña con que obsequiaron a la Reina Isabel II y al Príncipe de Edimburgo, pero de eso ya hablaremos otro día.

Está claro que los vendedores se van superando con el tiempo; la cuestión es si los turistas querrán tener en casa estos objetos reales personalizados. ¿Y tú, te comprarías alguno para decorar la tuya? Yo creo que apostaría por los cereales para organizar un desayuno en casa y poder ver la cara de mis amigos.

Sea como fuere, esperemos que sea un gran día para ellos. ¡Vivan los novios!

Un saludo de Jordi Cruz.