Es una costumbre que tenemos todos cuando llega un alimento a nuestras manos y nos decidimos a consumirlo: abrimos el grifo y lo lavamos... 

Lo que muchos no sabemos, yo la primera, es que no todo debe pasar por un lavado antes de su consumo, de hecho hay algunos productos que nunca deberíamos pasar por agua, por los riesgos que conlleva.

Debemos lavar siempre la fruta, los botellines de cerveza y latas de refresco y las legumbres secas.

¿Qué alimentos no se deben lavar?

pollo

  • El pollo: Corremos el riesgo de contaminación cruzada. Si lo lavamos, sin querer contaminamos otros alimentos de bacterias presentes en la carne de ave.

La OCU advierte del peligro de lavar el pollo por la propagación de la bacteria campylobacter

  • Lo mismo pasa con los huevos:  Lavar la cáscara no sirve de nada y es peligroso. Tienen una barrera protectora que evita que las bacterias entren. Puedes consumirlos directamente.
  • Carne cruda: La carne cruda contiene bacterias que solo se eliminan al cocinarla a altas temperaturas.
  • Pescado crudo: Si lo has comprado limpio, entonces ya está listo para el consumo. Si vas a quitarle las espinas y visceras, sí puedes lavarlo antes.
  • Lechugas variadas envasadas en bolsa: Pasan por un estricto proceso de lavado. No es necesario volver a pasarlas por agua.
  • Verduras y hortalizas envasadas: Ya vienen preparadas para ser cocinadas.
  • Alimentos congelados: Pasar un alimento por agua para que se descongele más rápido es un error común que cometemos todos alguna vez... Hay que tratar de descongelar los alimentos a temperatura ambiente para no romper la cadena de frío.
  • Setas: Hay que lavarlas y quitarles la suciedad de manera superficial con un paño húmedo, pero no hay que ponerlas a remojo ni sumergirlas. Al ser porosas absorberán demasiada humedad y perderán calidad y nutrientes. 

Habrá que ponerlo en práctica... Un beso de Ruth Medina.