Las tiendas ya se van llenando de artículos románticos, y es que no falta tanto para San Valentín. Si este año tu idea es hacer una escapada, deberías tener en cuenta estos trucos para preparar tu equipaje de una forma ágil y práctica:

El viaje

Hay que pensar, antes que nada, en el sitio al que vas a viajar, y en la duración de este, así como en el medio de transporte, ya que determinará el peso y la cantidad de equipaje que podrás llevar. Tienes que tener clara la normativa de las compañías aéreas en caso de que vayas a volar, etc.

Alojamiento

Antes de hacer la maleta, consulta las prestaciones de tu hotel, albergue o casa rural, y así podrás evitar, por ejemplo, llevar secador, toallas o sábanas, que abultan bastante.

Lista siempre

En este caso, la lista funciona. Apunta todo lo que creas necesitar y, una vez que te pongas con la maleta, podrás visualizar a simple vista todo el equipaje para quitar lo más prescindible a falta de espacio o exceso de peso. No olvides revisar dicha lista antes de cerrar la maleta para no olvidar nada.


maleta

Los agradecidos básicos

Vaqueros, camisetas negras y blancas suelen ir con todo, además de ser prendas cómodas. Con algún complemento que no ocupe demasiado, irás arreglado pero informal, como se suele decir.
Otro consejo es que no lleves demasiados zapatos; intenta prescindir de esos que te encantan pero que no combinan con casi nada; no merece la pena y seguirán en el armario a tu vuelta.


Ante la duda: “No”

Hay que ser precavido, pero sin pasarse. No cargues tu equipaje de cosas innecesarias. En cuanto a los objetos que te pueden salvar de un apuro como un paraguas, medicamentos o vendas, es preferible y justo que los repartáis entre todas las maletas.

Dobla la ropa con lógica

Las prendas de algodón pueden ir enrolladas en tubos; las de lana, dobladas en espacios libres, y reserva la parte superior para las más delicadas.

Y no te olvides de ir con actitud de diversión y desconexión, ¡y a disfrutar!

Un abrazo de Jordi Cruz, familia, y bon voyage!