La conocimos con apenas 13 años. Detrás de Lex Murphy, la nieta del adinerado dueño de Jurassic Park en la ficción, se encuentra Ariana Richards, quien actualmente se dedica a otro campo artístico alejado del cine. 

Seguro que recuerdas su escena más memorable, aquella en la que está a punto de comer gelatina cuando siente temblar el suelo ante la llegada de los dinosaurios, la cual también nos hizo vibrar a todos nosotros a través de la pantalla.

Pues bien, a sus 39 años, Richards ha pasado de los dinosaurios a la pintura. Concretamente, se ha centrado en un estilo impresionista que le ha valido ser la ganadora del Concurso Nacional de Pintura al Óleo Profesional por «Lady of the Dahlias». En cuanto a su labor artística, se puede ver casi en su totalidad a través de su página web.

Además del arte, Ariana también intentó en su momento dedicarse a la música, aunque finalmente optó por dejar pasar esta vocación, no sin antes llegar a lanzar un disco: First Love.
Su última “aparición musical” fue en 2008, cuando grabó una versión de "The Prayer" junto a Chris M. Allport.


pintura
                                                                     Una de las obras de Richards


Han pasado ya 25 años desde que se estrenara Jurassic Park. La première tuvo lugar en Washington D.C, y posteriormente en Londres, donde acudió Diana de Gales sin la compañía de sus hijos William y Harry, de 11 y 9 años respectivamente, pues la película se consideró apta para niños solo en compañía de un adulto. Al término de la proyección, la princesa dijo que "no esperaba la hora de ver la cinta con sus hijos".

Precisamente fue Ariana la encargada de regalar a la princesa un ramillete de flores y un folleto conmemorativo a petición de Spielberg, quien consideró que la niña era la más adecuada para encargarse del obsequio.

Saludos de Jordi Cruz.