Te presento a Stuart Robbins de Arizona. Tiene 72 años, es de EE.UU y acaba de conseguir batir un Récord Guinness. Ha realizado 16 tiros libres consecutivos con los ojos vendados. Ni siquiera llevar un andador le ha desviado de su meta... Y ¿cuál ha sido su secreto? La perseverancia. Asegura que ha estado practicando más de 15.000 horas antes de realizar la prueba oficial. "Sentí que estaba en una nube cuando batí el récord", dijo Robbins según recoge la página web de Guinness World Records.

Y como tiene tanta destreza no te creas que Stuart se detiene aquí. Ha afirmado que su intención es conseguir más récords en el baloncesto. Pero que antes de ello lo que quiere es “enseñar a los niños pequeños a tirar a canasta correctamente”.


Para los que piensan que la edad es un impedimento o que a cuando cumples ciertos años hay cosas que deberías dejar de hacer, Stuart es la prueba de que con determinación, unas metas fijas y mucha fuerza de voluntad se puede conseguir lo que se quiera. Este es el consejo que él mismo da para poder batir un récord: "Debes desarrollar la técnica y la mecánica definitiva para lograrlo", concluyó.

Y como puedes comprobar a él le ha funcionado así que ya sabes, no hay metas imposibles, solo algunas a las que cuesta un poco más llegar. Soy Grethel González, ¡¡ feliz domingo!!