Suena la alarma del móvil. Intentas levantarte pero las sábanas de tu cama se resisten a dejarte marchar.  Levantarse temprano cuesta horrores y ya ni hablemos de hacer la cama.

Empezar un nuevo día es un momento de prisas y estrés que nos vuelve más perezosos de la cuenta.

Con los años, y unos cuantos madrugones a nuestras espaldas, hemos aprendido cómo hacer la cama de manera eficiente. O al menos sin morir en el intento. Seguro, segurísimo, que has sufrido en tus propias carnes la típica escena de levantarte y sentarte como un indio mientras piensas qué te vas a poner, qué vas a desayunar y cuál es la ruta más corta para ir al trabajo. Pero claro, todo ese tiempo que invertimos en planificar nuestro día, es un tiempo precioso que podríamos usar para estirar, al menos, las sábanas de la cama. 

Si eres de los que alguna vez has temido encontrarte los calcetines hechos una bola entre las sábanas arrugadas del día anterior, este artículo es para ti. Y es que hacer la cama puede ser mucho más fácil si sabes todos los beneficios que tiene para tu salud.

El arte de hacer la cama es un saber ancestral que desde bien pequeños conocemos gracias a nuestras madres y abuelas. Pero claro, lo que para ellas resultaba tan importante, para nosotros era un momento de pereza elevado al cubo.  Después de todo, era tan solo una cama.

No obstante, según una investigación elaborada por OnePoll para Sleepopolis, nos haríamos a nosotros mismos un gran favor si empezásemos mañana mismo, y hasta el último de nuestros días, a hacer nuestras camas. Y es que destacan que existen numerosos beneficios para nuestra salud ya que afirman que:

Quienes hacen la cama descansan mejor por la noche, tienen mayor facilidad para despertarse sin alarma, madrugan más y tienen mayores probabilidades de ser aventureros, seguros de sí mismos y sociables.

Las ventajas son evidentes: ahorraremos tiempo, ganaremos seguridad en nosostros mismos e independencia. Lo que nos permitirá evitar quebraderos de cabeza a la hora de acostarnos y, sobre todo, sorpresas desagradables.

Desde CADENA 100 te recomendamos que no te la juegues, y que apuestes por mejorar tu salud. Aunque la verdad no te vamos a engañar, al principio será complicado ya que tendrás que cambiar tu rutina. Aunque tan solo necesitarás 21 días para adaptar tu biorritmo a este nuevo cambio.  Cuidado porque son muchos los que cada año quedan enganchados a ese noséqué que tiene hacer la cama todos los días. Bueno casi todos. ¡Feliz viernes!