¿Cómo te tomas que tengan que operarte? ¿Qué haces para quitarte los nervios? Nosotros somos adultos, racionales, y aún así nos cuesta bastante cuando tenemos que enfrentarnos a las palabras quirófano y operación. Imagina a un niño pequeño, que encima está en un lugar extraño.

En Bilbao, en la Clínica IMQ Zorrotzaurre, han puesto en marcha un método de lo más original que facilita que los más pequeños se quiten el estrés previo a una operación y que se despierten más tranquilos.

Los menores llegan hasta el quirófano en un coche eléctrico que es manejado por control remoto por un celador en el caso de los más pequeños, y por ellos mismos cuando ya son más mayores. “Desde el departamento de enfermería del bloque quirúrgico existía una considerable preocupación por los lloros y el estado de nerviosismo y angustia de los más pequeños”.

Según comentan desde la clínica “el 98% de los menores hospitalizados quieren hacer uso del cochecito y todos, el 100% de los que se han montado, se “fue a la cama sin llorar y en calma”.

Es una iniciativa muy sencilla, pero que ayuda mucho a los niños de entre 2 y 6 años.

“Elimina el estrés y las lágrimas y facilita un despertar calmado de la anestesia”.

En Bilbao han sido los pioneros pero esta misma iniciativa se ha puesto en marcha también en otros hospitales nacionales como el Hospital Infantil de Arrixaca (Murcia), el Reina Sofía de Córdoba o el Juan Ramón Jimenes de Huelva. Y a nivel internacional también lo hacen centros de Francia, Reino Unido o Estados Unidos.

Esta iniciativa ha sido muy celebrada en redes sociales, como cuando se implantó en Oklahoma, en Estados Unidos.Mira el vídeo que te he puesto y verás cómo el pequeño se dirige a una operación de lo más relajado y sin miedo. Esta manera de llegar es como un juego, en el que no hay miedo. 

¿A que tendrían que ponerlo en todos los hospitales y clínicas del país? Todo por ayudar a que los niños no sufran y sean lo más felices posible. Soy Grethel González, ¡¡feliz sábado!!