Seguro que conoces a la típica persona que duerme muy poco y asegura que no necesita más horas, y aquella otra que suma un montón pero siempre está cansada. El que no aguanta sin siesta y el que dice aquello de “dormir es perder el tiempo”.
Pues bien, el ritmo de vida al que acostumbramos, que incluye bebidas estimulantes para tener todos los sentidos despiertos, y múltiples pantallas que utilizamos a todas horas, puede alterar nuestro ciclo de sueño, así como generar fatigas.

Ya hemos oído en ocasiones que debemos procurar evitar estas bebidas y pantallas al menos una hora antes de irnos a dormir pero, ¿qué más podemos hacer para conciliar el sueño correctamente?
¿Cuántas horas deberíamos dormir? Según este estudio de una organización estadounidense, que promueve la mejora del sueño, estas son las horas recomendadas en función de la franja de edad:

Recién nacidos (de 0 a 3 meses): Entre 14 y 17 horas diarias, sin rebasar las 18 ni dormir menos de 11.

Bebés (de 4 a 11 meses): Entre 12 y 15 horas de sueño al día, sin dormir menos de 10 horas ni superar las 18.

Niños pequeños (de 1 a 2 años): Entre 11 y 14 horas, sin sumar más de 16 ni dormir menos de 9.

Niños de preescolar (de 3 a 5 años): Entre 10 y 13 horas, sin alcanzar más de 14 ni menos de 8.


dormir

Niños en edad escolar (de 6 a 13 años): Entre 9 y 11 horas diarias. Ni menos de 7, ni más de 12.

Adolescentes (de 14 a 17 años): Entre 8 y 10 horas al día, sin rebasar las 11 ni quedarse por debajo de 7.

Jóvenes (18 a 25 años): Entre 7 y 9 horas al día, sin superar las 11 ni dormir menos de 6.

Adultos (26-64 años): Entre 7 y 9 horas, sin exceder las 10 ni sumar menos de 6 horas de sueño.

Mayores de 65 años: Entre 7 y 8 horas, sin rebasar las 9 ni dormir menos de 5.

¿Tú cumples con tus horas? No se trata de dormir más o menos, sino de descansar bien para hacerle frente a la jornada con fuerza.

¡Un abrazo de Jordi Cruz y a por la semana, familia!