No importa que seas príncipe, ni heredero o que estés casado con una "paisana", en el Estado de Queensland, en Australia si no te identificas no puedes entrar en un bar. La historia es que tienen un control enorme de la venta de alcohol y a partir de las diez de la noche están obligados a escanear los documentos de identidad de los clientes.

Y en estas llega el Príncipe Federico de Dinamarca, heredero del tono danés, casado con una australiana (Mary Donaldson) rodeado de su equipo de seguridad y no se identifica...así que los porteros de un local al que se dirigía le dijeron que no podía entrar. Después de unas cuantas llamadas a la fiscalía general y una consulta sobre las excepciones de esta ley tan restrictiva el príncipe pudo pasar sin problema.

Al final se evitó un indidente diplomático. Soy Marta Docampo y te acompaño en Cadena 100 con La mejor Variedad Musical.

¡Feliz Tarde!

 

FEDERICO DE DINAMARCA