Hoy es 14 de febrero, y el amor está en todas partes...

Algunos no celebran este día, tengan pareja o no pero, para los que sí queremos que sea un día especial, es útil tener unos trucos para decir “te quiero” y que la otra persona se sorprenda y emocione.

Pues bien, aquí unos cuantos:

- Aprovecha para dejarle una notita en su taza de desayuno o metida en el bolsillo de su pantalón. Seguro que no se lo espera y le hace mucha ilusión.

- Las mascotas son nuestras mejores amigas, y podemos recurrir a ellas para que hagan de mensajeras y le entreguen a tu pareja ese regalo tan especial, o una carta en la que le digas lo mucho que la quieres.


- Los amigos que sí hablan pueden ser los mejores cómplices para declararte a lo grande, al igual que tus familiares más cercanos. Échale cara y pídeles que monten un flashmob en plena calle o en su bar favorito con una canción especial para los dos; la letra puede versar sobre vuestra historia; cómo os conocisteis, por ejemplo. Carteles, disfraces y, por supuesto, tú al final de la canción para plantarle el beso que se merece. Lágrimas de felicidad aseguradas, te lo digo yo...

¿Le gusta el cine? Piensa en su película preferida y recrea una escena romántica. Queda con tu pareja para cenar y prepara la ropa de los dos, los diálogos más famosos, qué sé yo... ¡Échale imaginación! Ese día, él o ella protagonizará vuestra historia de amor, ni más ni menos...


amor

- Declárate en su trabajo. Habla con sus compañeros para darle un sorpresón a tu pareja que no olvidará nunca, aunque pase vergüenza, y que su jefe se entere de que tiene a una persona súper especial trabajando para la empresa. Pueden irse todos en un descuido y, de repente, aparecer tú, o sentarte cerca de ella sin que se entere... Seguro que no se molesta porque rompas su rutina laboral.

- Un "Trivial" de los dos. Lleva trabajo, pero me reconocerás que es una idea genial. Unas pruebas para averiguar cuánto sabe de ti, con recompensas y pequeñas penalizaciones en función de los aciertos y los fallos. Os divertiréis, aprenderéis uno del otro y compartiréis un rato diferente.

- Y por último, un regalo personal y especial a partes iguales: La caja de los cinco sentidos. Mete en una caja cinco objetos, uno por cada sentido, que caractericen a tu pareja: su disco favorito, ese pastel que le encanta comprar para celebrar algo, o la recreación de una imagen que le encante. ¡Triunfo asegurado!

¡Un abrazo de Jordi Cruz, y que viva el amor!