Lukas Yla es un joven emprendedor especialista en marketing. A los 25 años, se mudó desde Lituania, su tierra natal, a San Francisco en busca de trabajo; pero claro, ya se sabe que ciertos sectores son muy competitivos y no basta con despuntar para conseguir una oportunidad laboral.

Encontrar trabajo requiere un plus, y a Yla se le ocurrió la brillante idea de disfrazarse de mensajero de una empresa de alimentos, y repartir una caja de dulces de una reputada pastelería en multitud de empresas.
La sorpresa estaba en el interior de la caja de dulces pues, cada paquete contenía su currículum, precedido de la explicación de su argucia, además de un enlace a su perfil de Linkedin.


donut


Más dulce fue el desenlace de esta estrategia, pues al joven le valió diez entrevistas de trabajo.

¿Habrá sido contratado este chico finalmente?
Yo, desde luego, creo que llegará lejos.

¿Y tú? ¿Te atreverías a hacer algo así? ¿Crees que sería efectivo?

Un abrazo de Jordi Cruz.