Ya sabemos que conciliar familia y trabajo requiere en ocasiones de una ayuda externa más allá de los benditos abuelos, que siempre que son necesarios nos echan una mano.

Si a eso le sumamos las salidas ocasionales sin niños, la figura del canguro resulta imprescindible, y no es fácil delegar en un desconocido tanta responsabilidad.

Según Patricia Adam, experta en la materia, “los padres quieren a alguien que no solo tenga experiencia y referencias, sino que además pueda representar un buen ejemplo para sus hijos. Los padres son cada vez más selectivos a la hora de contratar a un canguro”.

No es para menos, ya que a veces nuestros niños pasan el mismo tiempo con el canguro que con sus padres, luego esta figura es fundamental para su educación.


canguro

Por otra parte, un reciente estudio ha revelado que España está a la cabeza de Europa como uno de los países que más tienen en cuenta el físico a la hora de contratar a un canguro, lo cual es paradójico puesto que la formación o la educación son factores que no se pueden apreciar a un golpe de vista.

¿Y tú, qué cuidados pides para tus hijos?

Un abrazo de Jordi Cruz, familia.