Según un reciente estudio publicado hace unos días, sobre todo por la cercanía que hay ya a la fecha por excelencia de los enamorados, San Valentín, decía que el 80% de las personas que están en pareja y felizmente enamoradas esperan recibir algún tipo de regalo u obsequio ese día. ¡Para que después digan que el amor lo es todo! ¡¡El 80% espera algún regalo!!

Y si tú estás en ese codiciado grupo de personas que ve la vida de color de rosa, y que nota las mariposas cada día en el estómago, amigo o amiga, ya sabes lo que te toca. te recuerdo la cifra. El 80% espera que le regale algo su pareja, y en ese porcentaje, tengo que decirte, está tu chico o tu chica.

Y como no queremos que discutáis ese día, te voy a dar un par de ideas, una sobre lo que no hacer y otra sobre lo que si debes regalar.

Empecemos por la primera: las joyas ya están pasadas de moda. Ya no se lleva eso de regalar sortijas, anillos, colgantes o pendientes, aunque es cierto que, llegado el caso de catástrofe, véase el 13 de febrero y se te había olvidado que había que hacer algún regalo, puede ser una opción para evitar la desgracia que ello puede acarrear. Pero, siempre que puedas, cómete un poco más el tarro para hacerle un regalo diferente, más personal y que pueda sorprenderle.

Y aquí llegamos al regalo estrella este año y que se ha viralizado en las redes sociales.

 

Si ya de por sí, un corazón dorado llama la atención en una fecha como esa, imagínate si por dentro está relleno con nada menos que 1 kilo de chocolate Nutella. Si habíais perdido la pasión, con esto la recuperáis seguro.

Estamos hablando de la última creación de una pastelería neoyorkina, la Sweet Corner Bakeshop, a la cual se le ocurrió que el mejor regalo para San Valentín debía ser un gran corazón relleno del mayor pecado para los michelines, el chocolate. Dicho y hecho y el resultado es espectacular. Eso sí, está completamente agotado desde hace varias semanas, pero si te atreves, puedes intentar hacerlo tú en casa.

 

No hay regalo más dulce, eso desde luego.

Feliz tarde de domingo, soy Dani Vara.