El camembert es, después del queso brie, el más famoso de Francia. Sin embargo, este suculento lácteo está en peligro de extinción o, al menos, su elaboración original, que data de 1983, fecha en la que consiguió la denominación de origen protegida (DOP). Dicho distintivo certifica que el producto procede de una región concreta y se hace de una forma única.

La versión original del camembert que todos conocemos proviene de Normandía. Se trata de un queso que se elabora a partir de leche cruda de vacas que han pastado solo en prados de esta región francesa.


CAMAMBERT

La leche que se utiliza para su elaboración no debe estar filtrada, y además, su proporción de grasa no puede rebasar el 38%. El camembert ha de ser vertido en un molde con un cucharón, y se necesitan cinco como mínimo para conseguir un queso entero, teniendo en cuenta que entre cucharón y cucharón hay que esperar 40 minutos.

La posible desaparición del famoso queso se debe a que las granjas más pequeñas son absorbidas progresivamente por las grandes, luego este laborioso proceso se va perdiendo con el tiempo, y no sabemos cuántos años nos quedan para seguir disfrutándolo.

Una mala noticia para los queseros, que esperemos que tarde mucho en cumplirse.

Un abrazo de Jordi Cruz.