A Jennifer Lopez no se le resiste nada... a su personalidad arrolladora se le suma un físico imponente, lo cual da como resultado una combinación que la hace brillar allí donde va.

En esta ocasión, JLo ha sorprendido con un baile que, lejos de acompañar a la voz, es el protagonista de su actuación, y en él demuestra que no se le queda grande ningún movimiento, y que puede “marcarse un Beyoncé” cuando quiera.

Un beso de Almudena Navarro, y “a mover las caderas cuando todo vaya mal...”, y cuando no, también.

  

 

Heading into this day like... #comeandgetit #cantstopitcuzitssumthinthatImnaturalat #imstill #imstill #imstilljennyfromtheblock

Una publicación compartida de Jennifer Lopez (@jlo) el