La plancha es la tarea más odiada por muchos, y no sorprende, teniendo en cuenta que requiere de mucho tiempo, y no por ello se consigue que las prendas queden completamente libres de arrugas.

Pues bien, una empresa plantea sacar al mercado un sistema a modo de armario, con cabida para doce perchas ajustables y el depósito de agua.



Dicho “armario” funciona a partir de un brazo que se va deslizando y aplicando calor, y sirve para diversas prendas y tejidos.

Ahora viene la gran pregunta: ¿Cuánto cuesta? Esperemos que no mucho, ya que el mecanismo realmente es súper sencillo, pero habrá que esperar a 2018 para descubrirlo.

Un abrazo de Jordi Cruz, y ojalá sea verdad que podamos despedirnos para siempre de la plancha...