¿Conoces a David Deuthcman? Tiene 82 años, está jubilado y es voluntario en la unidad de terapia intensiva neonatal del Hospital de Atlanta al que va dos veces por semana (los martes y los jueves) desde hace más de 12 años. Cuando David se jubiló, poniendo fin a una exitosa carrera profesional dentro del mundo del marketing en el sector de la moda interior femenina, decide que quiere ayudar a quien lo necesite. Él es padre de dos niñas y abuelo de dos nietos, aunque ahora se podría decir que los cuenta por decenas.
¿Y qué es lo que hace? Pues su trabajo consiste en abrazar a bebés prematuros que necesitan calor humano para recuperarse.

Abuelo abraza bebes

Muchas veces los padres no pueden estar todo el tiempo que querrían en las salas de terapia intensiva porque tienen que ir a trabajar o atender a sus otros hijos, entonces ahí está el “abuelo UCI” como le llaman los doctores del centro.
David los abraza, los acurruca en sus brazos, los acaricia, les brinda ese calor que tanto necesitan para que no note la ausencia de sus padres. Además así los pequeños se benefician de lo que se llama “contacto piel con piel”, que según los estudios el estar en el regazo de un adulto les sirve para mejorarse, conseguir un mayor desarrollo cerebral, mejorar la calidad de su sueño…
Su historia se ha hecho viral después de que una madre de uno de los bebés que cuida, Logan de 25 semanas, les sacara una fotografía que fue publicada en su facebook.. La revista People lo entrevistó: “Es muy gratificante no solo porque los bebés lloran y uno puede ayudarlos, sino porque hay muchos beneficios en es conexión cuando un recién nacido pone su cara contra el latido de tu corazón.”
La fotografía que han compartido en la red social ha sido compartida en más de 66.000 ocasiones y tiene más de 250.000 “me gusta”. La historia detrás de esta instantánea ha conquistado la red al descubrir la humanidad y la solidaridad que tiene este hombre. Una de las hijas de David ha escrito esto: “he conocido a David como un hombre especial durante 53 años. Es mi padre. Leer los miles de comentarios y ver la efusión del efecto es muy conmovedor para toda nuestra familia. Gracias por reconocer a mi padre. A él le encanta lo que hace.”
La verdad es que en día un poco locos como los que estamos viviendo últimamente nos viene bien ver que hay gente que tiene mucha humanidad y que se siguen preocupando por los demás. ¿Te ha gustado la historia? A mí me ha sacado una sonrisa de oreja a oreja. Soy Grethel González. ¡¡Feliz sábado!!

 

Abuelo abraza bebes