Los Niños y Jimeno nos cuentan sus trucos para que el amor dure para siempre: "No eructar porque el otro se enamora menos".