Los Niños y Jimeno nos cuentan qué es lo que a ellos les duele de verdad y uno de ellos dice los mordiscos de los cocodrilos porque aunque nunca le han mordido se lo imagina.