Los niños y Jimeno nos han explicado cómo tendría que elegirse al presidente del gobierno si no existiera la democracia y lo tienen claro: al que más ilusión le haga.