Los niños y Jimeno nos recuerdan las ventajas de ser feo, ¡que son muchas!