Los niños y Jimeno también ejercen de consejeros del amor y nos dicen qué no hay que hacer en una primera cita, por ejemplo, quemar contenedores.