Los niños y Jimeno hacen de ministros y nos cuentan en qué se gastarían los presupuestos del Estado, ¡y tendríamos pizzas para todos!