Los niños y Jimeno nos cuentan cómo era la vida dentro de la tripa de mamá, allí donde estaban todos tan solitos y “rodeados de tripas”.