Los niños y Jimeno nos cuentan qué harían por sus padres, auténticos sacrificios como “comer verduras asquerosas” o “ducharse todos los días”.