Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta qué le puede pasar a alguien por estar obsesionado con los videojuegos