Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta dónde está la única salida del Jardín Botánico