Fernando Martín en La Encuesta Absurda  nos cuenta por qué después de comer una bola de nieve sigues teniendo mucha hambre.