Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos explica qué ocurre si vas al Prado y solo hay cuadros en los que sale un hombre bizco y con la dentadura llena de musgo.