Fernando Martín en La Encuesta Absurda nos cuenta por qué un dromedario no para de hacer de rabiar a un camello.